52 años desde que Israel venció en una guerra defensiva contra los árabes que atacaron por todos los frentes.

Seguro que algunos podrían objetar que la tierra ganada en una guerra no puede ser una transferencia justa. Sin embargo, la mayoría de personas sensatas y sin ningún tipo de interés en la zona en particular estarían de acuerdo en que si un bando inicia una guerra por territorio con otro país y pierde dicha guerra y la situación antes de la disputa era considerada legítima, de la misma manera la tierra perdida por el agresor es LEGITIMAMENTE ganada por el bando que fue atacado. (Esto está mas que suficientemente avalado por la Carta Magna de Naciones Unidas) Tengamos siempre en cuenta que en 1948 los judíos habían aceptado la partición negociada precisamente por la ONU y estaban listos para la paz. Los países árabes (que no han querido nunca la paz con los judíos y son enemigos históricos y bíblicos) dieron inicio a una serie de guerras (tres en concreto las cuales perdieron siempre). En el año 1967 cuando estos últimos habían vivido durante años dentro de las líneas de armisticio estipulado al final de la guerra de 1948, de nuevo los árabes inician una guerra para expulsar los judíos (no olvidemos este detalle hoy todo el islam tiene como base fundamental expulsar a los judíos al mar) tengamos también en cuenta que fueron siempre los árabes quienes iniciaron TODOS LOS CONFLICTOS ARMADOS e intentaron llevar a cabo su cometido histórico de destruir a Israel aún sabiendo que el país hebreo había aceptado las fronteras impuestas por los poderes internacionales. Ya no se trata de defender a Israel bíblicamente (que muchos podemos hacerlo con la Palabra de Dios en la mano) sino que existe algo que se llama derecho, así como un llamado lógico apelando simplemente al sentido común.

Deja un comentario