Cristianos y ‘gristianos’

La intolerancia y el fundamentalismo en ocasiones se convierte en un poderoso enemigo en todos los ámbitos.

A raíz de un escrito anticristiano que leí estos días pasado, me puse a reflexionar sobre lo peligroso que es ganarse más enemigos de los que ya se tiene.

No hablo de los casos justificados que tienen algunos hacia el gristianismo y me perdonan si cambio la primera letra, en realidad es que todos aquellos gristianos que han cometido todo tipo de tropelías, barbarie y asesinatos, no merecen ser llamados de otra forma, su conducta y testimonio no dejan de tener un color gris (y soy extremadamente generoso) pues rozan a todas luces el color negro, oscuro y nada limpio proceder que no puede caracterizar a ningún cristiano verdadero.

Es cierto que nadie es perfecto, que cometemos errores y que todo el mundo tiene derecho al perdón, evidentemente yo no me voy a constituir en juez de nadie, pues solo el Creador puede sentar al hombre en el banco de los acusados, mi labor en todo caso es denunciar a través de la Palabra de Dios a todos aquellos que dicen ser, pero con su obras demuestran precisamente lo contrario.

Yo no voy a defender (nunca lo hice) a todos aquellos gristianos que asesinaron en el nombre de su dyós (que no es el mío)

A lo largo de toda mi vida y en todas las creencias, he observado personas incoherentes con la fe que dicen profesar.

Pero una cosa es reconocer que en todos los sitios cuecen habas y otra mucho peor, generalizar con todos los demás miembros de determinados grupos (vamos a llamar religiosos para que se me entienda)

Es una completa barbaridad decir que todos los judíos mataron a Jesús, como lo es también decir que todos los cristianos son unos asesinos y que se tiene una cuenta pendiente con ellos, no se puede generalizar llamándoles: “El enemigo cristiano” porque precisamente dentro de el gran saco de manzanas podridas que ha habido a lo largo de la Historia en el gristianismo, existen un número sin determinar (pero que son muchos) que apoyan incondiocionalmente a Israel, solo por ellos se debería ser más respetuoso.

También es cierto que otro sector del gristianismo en apariencia parecen menos peligroso, por mi parte decir que lo son mucho más, pues pretender ser el Nuevo Israel, es una de las aseveraciones más satánicas que uno puede escuchar, porque encierra un antisemitismo sin escrúpulos que de alguna manera fomenta y alimenta solapadamente toda la maldad que existe hoy en día contra el pueblo judío.

Así que huyendo de las generalizaciones, conociendo a las personas, viendo si son coherentes con su forma de creer y pensar, se podrá estar a favor o en contra, es una total injusticia con tintes diabólicos asegurar que todos los cristianos son enemigos de Israel.

No podemos olvidar aquellos sectores protestontos que tienen un afán inconmesurado por ‘convertir o evangelizar judíos’ Se trata de personas incapaces de conocer ni los planes del Creador, ni Su Voluntad, carecen de esa sabiduría de lo Alto que es la que te impulsa simplemente a demostrar en Quien has creído, a estos les digo que la mejor forma de predicar es con el ejemplo, pues escrito está: Por sus frutos los conoceréis.

No hagan caso ni a los cardos, ni a las zarzas, ni a los espinos vengan del sitio que vengan, aprende a reconocer al verdadero enemigo que tienes puertas adentro y líbrate de él, ‘Teme a Dios y guarda todos Sus Mandamientos, porque esto lo es todo en el hombre’ Eclesiastés 12:13 y que ningún hombre (por muy sabio que digan que sea) te aparte de Su Voluntad y de Su Mano.

Para concluir: “Maldito el hombre que en el hombre confía, y hace de la carne su fortaleza, y del Señor se aparta su corazón” Jeremías 17:5

Todo esto lo escribo poniendome a mi mismo como el primero que falla y peca contra Dios día a día.

Deja un comentario