¿Está George Soros detrás de la imputación a Netanyahu?

Por Jean-Patrick Grumberg

Toda mis fuentes provienen de cientos de medios de comunicación, de todos lados. Algunos son muy solidos, otros no tanto, los demás simplemente son teóricos de la conspiración. Cruzo toda la información, porque la desinformación está en todas partes, a la derecha y a izquierda.

Y en mis análisis de los dos temas candentes del momento, la acusación del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y los esfuerzos de impeachment del presidente Trump – dos conservadores de derecha, dos liberales, dos hombres de sentido común, dos grandes hombres de  Estado cuya izquierda busca deshacerse con la ayuda de la justicia porque no tiene éxito por medios democráticos, siempre me tropiezo con un nombre: George Soros.

Soros gastó miles de millones (32.000 millones de dólares según Forbes), para promover sus ideas anarquistas y revolucionarias, y para hacer descarrilar las instituciones democráticas. ¿Es estúpido de mi parte asumir que de vez en cuando obtiene algunos resultados «buenos»?

Pensé que si nos hacen ustedes el honor de leer Dreuz, no es por la sopa del mundo o las tonterías de France Inter.

Me dije a mí mismo, tengo que compartir con nuestros lectores lo que he leído, visto, oído, de las intervenciones dañinas de George Soros.

Soros y Ucrania

La Open Society Foundation (OSF) de George Soros publicó una estrategia anticorrupción para Ucrania con la Administración Obama (1): el vicepresidente de Obama, Joe Biden, estaba en Ucrania encargado de «luchar» contra la corrupción.

El Centro de Acción Anticorrupción (AntAC), una organización sin fines de lucro financiada conjuntamente por la Fundación Soros y el Departamento de Estado de Obama de los Estados Unidos, debía estar a la vanguardia de la estrategia anticorrupción de la fundación para Ucrania. Fue de Ucrania que venian los archivos sucios que estaban destinados a «sabotear» los esfuerzos del candidato Trump para ser elegido presidente de los Estados Unidos (2). AntAC fue el mismo objeto de una investigación de corrupción por parte del Fiscal General Victor Shokin.

Entonces George Soros anunció su intención de invertir 1.000 millones de dólares en los sectores de energía y tecnología de Ucrania (3).

Hunter Biden, el hijo de Joe, fue contratado por $83,000 al mes por la totalmente corrupta Burisma, la compañía de gas más grande de Ucrania, que está bajo investigación de varios países, mientras que su padre exigió la expulsión de la El fiscal ucraniano Shokin que estaba investigando la corrupción… de Burisma.

En abril de 2016, George Kent, un alto funcionario americano en la Embajada de los Estados Unidos en Ucrania, escribió una carta pidiendo a la Oficina del Fiscal General de Ucrania (Shokin) que suspendiera su investigación de corrupción del Grupo Soros, el Centro de Acción anticorrupción (4).

Soros y el «denunciante» Ciaramella detrás del impeachment de Trump

En mayo de 2016, Eric Ciaramella, el «delator» detrás del intento de impeachment del presidente Trump en septiembre de 2019, envio un correo electrónico (6) sobre las garantías de préstamos que Joe Biden ha amenazado con retener hasta que el fiscal ucraniano Viktor Shokin no fuese  despedido. Shokin estaba investigando tanto A Burisma Holdings como a la organización sin fines de lucro de George Soros. Victoria Nuland, la Secretaria adjunta del Estado americano, recibió una copia del correo electrónico.

Cuando Shokin es despedido, ambas investigaciones terminan.

En junio de 2016, George Soros tuvo una reunión telefónica con Victoria Nuland para discutir sobre Ucrania, según el informe oficial de la llamada telefónica del Departamento de Estado (5).

Los registros de la Casa Blanca revelan que Ciaramella se reunió con Daria Kaleniuk, cofundadora y directora ejecutiva del Centro de Anti-Corruption (AntAC)de Soros el 9 de diciembre de 2015.

·         Ciaramella también fue visitado por Gina Lentine, cuando era Coordinadora del Programa Eurasia de la Open Society Foundations de Soros, el 16 marzo de 2016.

Documentos del Departamento de Estado de Los Estados Unidos (7) muestran que George Soros se reunió con el presidente ucraniano Margvelashvili y el primer ministro Volodymyr Groysman en junio de 2016.

Los documentos, de la Open Society Foundation de Soros, también se envían en copia «cc» a Eric Ciaramella.

El Consejo Atlántico, financiado por Burisma y por Soros

Un Think Tank de Washington, The Atlantic Council es financiado en parte por las Open Society Foundations de Soros a través del Ploughshares Fund (8). (Un artículo del 5 de mayo de 2016 en el New York Times reveló que el Fondo Ploughshares fue un actor importante en los esfuerzos por vender los méritos del acuerdo nuclear iraní de Obama al público estadounidense».

La Open Society Foundations de Soros es un importante donante del Atlantic Counsel, en la categoría de $250,000-$499,000 en el «Cuadro de honor de donantes» del Consejo para el año fiscal 2018.

Y resulta que el Consejo Atlántico también está financiado por Burisma (10), (11), quien contrató al hijo de Joe Biden, mientras que el hijo de Biden no habla ucraniano y no tiene competencia sobre el tema de gas o de Ucrania.

Y sucede también que Thomas Eager, un miembro del personal de Adam Schiff, el presidente de la comisión de Investigación de la Cámara para acusar a Trump, viajó a Ucrania en un viaje pagado por el Consejo Atlántico, días después de la publicación de la denuncia de Eric Ciaramella. (12),

Soros y la acusación de Netanyahu

¿Se sorprenderán por saber que los cargos de corrupción contra el Primer Ministro israelí, que están lejos de ser probados en los tribunales, provienen del Fondo del New Israel Fund , (NIF), que es financiado por Soros, que ya estuvo involucrado en la gran manifestación de tiendas de campaña en Tel Aviv, que sacudió al gobierno de Netanyahu durante semanas en 2011? (14), y que Soros fue acusado de financiar plenamente la manifestación para derrocar al gobierno de Netanyahu (sobre la manifestación de las tiendas de campaña, un cierto periodista llamado Charles Enderlin dijo que era «totalmente espontáneo»)

«¿Les sorprenderé, diciéndoles que el Fiscal General Avichai Mandelblit, que quiere la piel de Bibi, y dijo que será acusado esta semana, prometió en marzo pasado que no lo enjuiciaría si Bibi daba su dimisión (15)?

Bueno, incluso si les sorprende aún más, esto es lo que el New Israel Fund de George Soros escribió en su sitio web en junio de 2017 (16):

El Fondo de Defensores de Derechos Humanos (HRDF) y la Asociación por los Derechos Civiles en Israel (ACRI) lucharon este mes por el derecho de los manifestantes a protestar contra el Primer Ministro Benjamin Netanyahu después de que la policía hiciera uso excesivo de fuerza en una manifestación.

Los dos beneficiarios de la subvención del NIF trabajaron para defender a los manifestantes cerca de la casa del fiscal general israelí Avichai Mandelblit en Petah Tikva.

Los manifestantes le exigieron que investigara las acusaciones de corrupción contra Netanyahu rápida y plenamente. La policía había declarado ilegal la manifestación, diciendo que estaba demasiado cerca de la casa de Mandelblit. »

Este es un clásico del método Soros que ya hemos observado durante las protestas de Occupy Wall Street: organizaciones que parecen ser de apariencia distinta, que parecen no tener ninguna conexión entre ellas, «espontáneamente» combinan sus esfuerzos para lograr un objetivo común. El NIF denuncia los casos de corrupción contra Netanyahu, HRDF y ACRI mnifestan y presionan frente a la residencia de Mandelblit para investigar los casos de corrupción de Netanyahu.

«A partir de 2010, Soros comenzó a creer que no podía deshacerse de Netanyahu y del Likud por las elecciones», escribe Jim Hoft en Gateway Pundit (17). Así que empezó a actuar, como hoy el Partido Demócrata con Trump, a través de la justicia, y de la agit-prop (Agit-prop es una contracción de las palabras «agitación» y «propaganda»).

Noak Pollak escribió en un artículo publicado por Commentary en 2011 (18), cuando Wikileaks acababa de revelar que Soros estaba de hecho detrás del NIF, que las ONG de Soros habían estado conspirando para la «desaparición de un estado judío» durante casi 10 años para  reemplazarlo por un «Estado democrático» – el sueño de Tzipi Livni y la izquierda israelí, con la intención de arrancar al pueblo judío de sus raíces.

Noak Pollak:

«Hedva Radovanitz, directora asociada del New Israel Fund (NIF) en Israel, que gestiona subvenciones de 350 ONG por un total de unos 18 millones de dólares al año, [dijo] que la campaña contra las ONG se debía a la «desaparición del ala izquierda política» en Israel.

Señaló que cuando dirigía la oficina de ACRI en Tel Aviv, ACRI tenía 5.000 miembros, mientras que hoy tiene menos de 800, y que sólo pudo reunir a unas 5.000 personas en su marcha de derechos humanos de diciembre gracias al personal activo de 120 ONG que participaron.

Ella dijo que pensaba que en 100 años Israel sería predominantemente árabe y que la desaparición de un Estado judío no sería la tragedia que temen los israelíes porque se volvería más democrático».

Soros, Soros y aun Soros…

Reproducción autorizada con la siguiente mención: © Jean-Patrick Grumberg para Dreuz.info.

Fuente:

Deja un comentario