Irán planea abrir una terminal petrolera fuera del Golfo.

La República Islámica busca inaugurar una nueva ruta de exportación de crudo que evite la necesidad de utilizar el estrecho de Ormuz.

Irán anunció este lunes que está trabajando para crear una nueva terminal petrolera en el mar de Omán, lo que permitiría inaugurar una nueva ruta de exportación de crudo que no atraviese el estrecho de Ormuz.

La Compañía Nacional Iraní de Petróleo (NIOC) firmó este lunes un contrato con tres empresas locales por cerca de 48 millones de euros para el abastecimiento de 50 electro-bombas para el proyecto del oleoducto entre la región de Bushehr, en el Golfo, y Bandar-e Jask, al otro lado del estrecho de Ormuz.

«La construcción de la tubería Goreh-Jask y de la terminal de exportación de crudo en el puerto de Jask figuran entre los proyectos prioritarios» de la NIOC, remarcó Shana, agencia oficial del ministerio del Petróleo.

La obra, «de unos 1.000 km» de largo, permitirá un abastecimiento de petróleo desde Goreh, en la provincia de Bushehr, hasta Jask, algo que será «de importancia estratégica para el país», añadió. En septiembre de 2018, el presidente iraní, Hassan Rouhani, afirmó que su país había decidido expedir «la mayoría» de sus exportaciones de petróleo desde Jask en lugar de hacerlo casi exclusivamente de la terminal petrolera de la isla de Jark, al noreste de Bushehr.

Para llegar a la isla de Jark, en el Golfo, los petroleros tienen que atravesar el estrecho de Ormuz, algo que puede tomar varios días. Irán amenazó en varias ocasiones con bloquear el estrecho de Ormuz, utilizado sobre todo por Arabia Saudita, si Estados Unidos lleva a cabo una acción militar en la zona.

Fuente YNET.

Deja un comentario