Marruecos ‘olvida’ el Holocausto

Las excavadoras llegaron arrasando y no dejaron piedra sobre piedra. Las autoridades de Ait Faska, una localidad a 25 kilómetros de la turística Marrakech, eliminaron toda huella del memorial del Holocausto que estaba construyendo una oenegé alemana, Pixer Helper, el primer monumento de este tipo en el norte de África. En septiembre del 2018 Oliver Bienkowski, fundador de una oenegé que se define como “organización antirracista”, empezó a trabajar en lo que iba a ser un monolito en el que ardería una llama perpetua, así como un centro de interpretación del Holocausto y otras estructuras en forma de cubos que recordarían los métodos de matar usados por los nazis. Bienkowski presentó su proyecto en un mensaje de Twitter lanzado el pasado 9 de agosto y en la página de Facebook de Pixer Helper podía seguirse la evolución de las construcciones. También anunció que incluiría un rincón dedicado a los homosexuales, un tema especialmente sensible en Marruecos, y otras minorías perseguidas por los nazis.

Las autoridades de la zona reaccionaron de inmediato y no tardaron en enviar las excavadoras para acabar con el proyecto. Un comunicado oficial aseguraba que no había autorización para establecer un proyecto de este tipo, que carecía de los correspondientes permisos.

Oliver Bienkowski: “Se me acusa de sionista, pero iba a incluir referencias a los palestinos”

El impulsor de la idea considera que se ha producido un terrible malentendido y las autoridades marroquíes no han comprendido la dimensión de su proyecto. “Se me acusa de sionista, pero yo no soy judío ni he estado nunca en Israel. Únicamente soy un artista que busca interactuar con las personas. En mi proyecto se iba a incluir referencias a la lucha de los uigures chinos o a los expatriados palestinos”, señala. “La llama permanente quería simbolizar que el demonio no viene a grandes zancadas; comienza con pequeños pasos de los que nadie se da cuenta”, añade.

Bienkowski, un alemán de raíces polacas que confiesa su admiración hacia la masonería, asegura que se interesó por el Holocausto cuando comprobó que varias personas con su mismo apellido habían muerto en los campos de concentración. Las autoridades marroquíes señalaron al diario TelQuel que el promotor aseguró que iba a construir un parque infantil, pero el gobernador de la zona tuvo noticias de que no era así y ordenó la paralización de las obras, que pese a todo siguieron adelante hasta hace unos días.

La historia efímera del controvertido memorial se produce un año después de que varios medios israelíes interpretaran de manera equivocada un mensaje del rey Mohamed VI en la Asamblea General de la ONU. El rey, por medio del primer ministro, Saedine el Othmani, señalaba su intención de “promover la educación para la paz e invertir en educación y cultura para ganar la batalla a la proliferación de ideologías racistas y excluyentes”. Los periodistas especularon con la posibilidad de que los libros de texto marroquíes incluyeran el Holocausto y otros episodios de la historia de los judíos en Marruecos.

Después del fiasco de su Memorial del Holocausto en el norte de África, Bienkowski sigue insistiendo en su proyecto para defender a las minorías en diferentes partes del mundo. Lo que califica como “la primera plataforma interestelar humanitaria que ayudará a cambiar la vida a millones de personas”, inspirada en los “ideales de la francmasonería”. Pixer Helper se describe como “una organización creativa que lucha contra la injusticia social a través de una red global de activistas y artistas que utilizan medios innovadores y poco usuales”.

La organización Pixer Helper es bien conocida en Alemania, donde en el 2016 puso en su punto de mira a varias embajadas. Sus activistas proyectaron una gran bandera del Estado Islámico en la fachada de la legación saudí con el lema: “Daesh bank”. Lo mismo hicieron en la embajada turca con una gran foto de Recep Tayyip Erdogan caracterizado con un bigote tipo Hitler después de la detención de dos periodistas turcos. Lo más curioso del contencioso entre Bienkowski y Marruecos es que el activista es un firme partidario de que Rabat ocupe el Sáhara Occidental y considera al Frente Polisario una organización “terrorista”.

Noticia e imagen cabecera extraída de:

Imagen de lavanguardia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *