¿Por qué el Vaticano no quiere devolver la Menorá robada del Templo de Israel?

Una antigua leyenda que afirma que la Menorah del Templo se encuentra escondida en las profundidades del Vaticano está saliendo a la luz nuevamente con el anuncio de la exhibición organizada en conjunto entre el Papa Francisco y la antigua comunidad judía de Roma. Con la intención de mostrar la creciente relación judío-vaticana, el hecho de la exhibición trae nuevamente a la superficie este incómodo rumor, levantando sospechas a pesar de la larga tradición de protestas desde el Vaticano, el rumor persiste por una buena razón.

Arnold Nesselrath, un oficial de Museos del Vaticano, anunció la exhibición a realizarse el día lunes, haciendo notar que la conexión entre el Vaticano y la Menoráh está gráficamente ilustrada en una imagen de un fresco en las paredes del Departamento Vaticano de Borgia. El departamento fue construido por el Papa Alessandro VI, cuyo papado comenzó en 1492, el mismo año en que los judíos Españoles fueron forzados a decidir entre convertirse al Catolicismo o ser expulsados.

Los organizadores dijeron en un comunicado que la exhibición “es un raconto de la increíble y sufrida historia de la menoráh”. La historia del sufrimiento de la menoráh comenzó en el año 70 DC, cuando el Templo fue destruido y la menorah, de más de 5 pies de alto y compuesta de 130 libras de oro sólido, fue llevada al exilio en Roma por el Emperador Tito.

Este evento esta ilustrado en el famoso Arco de Tito Menorah Relief, el cual muestra a soldados romanos llevando consigo la menorah luego de la destrucción del templo. Fuentes judías también contienen muchos reportes de testigos que vieron la Menorah en Roma poco después de la destrucción del templo.

Flavio Josefo, un erudito Judío-Romano de descendencia sacerdotal del primer siglo, reportó que los artefactos del Templo verdaderamente fueron llevados a Roma y puestos en el Templo de la Paz de Vespasiano, terminado en el año 75 DC.

Desde entonces, han habido múltiples avistamientos no verificados de la Menorah en el Vaticano, pero ninguno de ellos ha aportado pruebas feacientes al respecto. En la segunda mitad del siglo 12 un Judío Español conocido como Benjamín de Tudela realizó un tour alrededor del mundo conocido, viajando hasta los confines de Mesopotamia. En su diario, argumenta que los Judíos de Roma sabían que los elementos del Templo estaban ocultos dentro de una cueva en el Vaticano.

Estos rumores continúan hasta hoy. El Vaticano recibe cientos de cartas cada año de parte de Judíos y no Judíos solicitando que los elementos sean retornados al pueblo Judío. Aunque el Vaticano responde que no hay pruebas de que los elementos del Templo estén en su poseción, los pedidos para que sean regresados continúan. En una reunión con el Papa Juan Pablo II en 1996, Shimon Shitrit, entonces Ministro de Asuntos Religiosos pidió la ayuda del Vaticano para hallar los elementos del Templo como un “gesto de buena voluntad”. Haaretz reportó que “un tenso silencio cubrió el lugar luego de ser oido el pedido de Shitrit”.

Luego del fuerte pedido de Shirit, el Jefe de Rabinos de Israel Yona Metzger y Shlomo Amar hizo un pedido similar en su primer visita al Vaticano. Esto fue repetido por el entonces Presidente Moshe Katsav cuando visitó el Vaticano. En 2004, la Autoridad de Antiguedades de Israel (IAA) envió un equipo a Roma para buscar en los depósitos del Vaticano algun signo de artefactos arqueológicos. El equipo reportó no haber encontrado nada inesperado.

En 2013, antes de la visita a Israel del Papa Francisco, el rabino Yonatan Shtencel, un residente de Jerusalén, fue sensación en los medios al escribir una carta al Vaticano solicitandole al Papa que aprovechara la oportunidad de devolver la menorah de oro robada del Templo. Shtencel se dirigió al Papa con la “voluntad de oir otras naciones”.

El arzobispo Guiseppe Lazzaratto respondió a la misiva, diciendo que el Vaticano ha considerado el asunto como “muy importante”. Aunque no admitió que los artefactos del Templo estaban en el Vaticano, tampoco lo negó. Reafirmó además la creciente afinidad entre la Iglesia Católica y los Judíos, remarcando que el ocultar los artefactos del Templo irían en contra de esa tendecnia.

“Si pueden darnos cualquier evidencia que los artefactos sagrados están verdaderamente en algun lugar del Vaticano, estaré muy complacido en enviar su peticion al Prefecto del Archivo y al mismisimo Papa”, contestó.

Fuente: Breaking Israel News en español: diariocristianoweb.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *