Que poco creo en esta “Paz”

Y no es porque dude de la buena voluntad tanto de Trump, como de Israel, lo que no confío para nada es en el proceder del fundamentalismo musulmán, sus preceptos coránicos les impiden llevar a cabo una paz con los “infieles” porque no es una guerra vulgar, es una disputa religiosa (la peor que existe) Leamos versos del Corán:

Surá 2

191. Matadles donde deis con ellos, y expulsadles de donde os hayan expulsado. Tentar es más grave que matar.

216. Se os ha prescrito que combatáis, aunque os disguste. Puede que os disguste algo que os conviene y améis algo que no os conviene. Alá sabe, mientras que vosotros no sabéis.

Surá 4

84. ¡Combate, pues, por Alá! Sólo de ti eres responsable. ¡Anima a los creyentes! Puede que Alá contenga el ímpetu de los infieles. Alá dispone de más violencia y es más terrible en castigar.

91. Hallaréis a otros que desean vivir en paz con vosotros y con su propia gente. Siempre que se les invita a la apostasía, caen en ella. Si no se mantienen aparte, si no os ofrecen someterse, si no deponen las armas, apoderaos de ellos y matadles donde deis con ellos. Os hemos dado pleno poder sobre ellos.

Surá 5

51. ¡Creyentes! ¡No toméis como amigos a los judíos y a los cristianos! Son amigos unos de otros. Quien de vosotros trabe amistad con ellos, se hace uno de ellos. Alá no guía al pueblo impío.

Surá 9

16. ¿O es que habéis creído que se os iba a dejar en paz y que Alá aún no conoce a quienes de vosotros han combatido sin trabar amistad con nadie, fuera de Alá, de Su Enviado y de los creyentes? Alá está bien informado de lo que hacéis.

29. ¡Combatid conta quienes, habiendo recibido la Escritura, no creen en Alá ni en el último Día, ni prohíben lo que Alá y Su Enviado han prohibido, ni practican la religión verdadera, hasta que, humillados, paguen el tributo directamente!

38. ¡Creyentes! ¿Qué os pasa? ¿Por qué, cuando se os dice: «¡Id a la guerra por la causa de Alá!» permanecéis clavados en tierra? ¿Preferís la vida de acá a la otra? Y ¿qué es el breve disfrute de la vidad de acá comparado con la otra, sino bien poco…?

39. Si no vais a la guerra, os infligirá un doloroso castigo. Hará que otro pueblo os sustituya, sin que podáis causarle ningún daño. Alá es omnipotente.

41. ¡Id a la guerra, tanto si os es fácil como si os es difícil! ¡Luchad por Alá con vuestra hacienda y vuestras personas! Es mejor para vosotros. Si supierais…

73. ¡Profeta! ¡Combate contra los infieles y los hipócritas, sé duro con ellos! Su refugio será la gehena. ¡Qué mal fin…!

Podría poner muchos mas versos coránicos, creo que con estos ya es más que suficiente, los testimonios que constituyen la Tradición forman un conjunto gigantesco de prescripciones destinadas a regular – tanto en sus manifestaciones públicas como en los más mínimos detalles – la vida individual y colectiva de los musulmanes en cualquier época y lugar. Corpus sociológico en la aceptación más amplia de la palabra, visión universal, la Sunna marca a los musulmanes de todas las épocas unas pautas tipológicas de vivir, creer, rezar, actuar, pensar, combatir, alcanzar el martirio en los campos de batalla, alimentarse, procrear, bañarse, cuidarse de sí mismo, morir, juzgar, castigar, recompensar, convertir, someter a los enemigos, manera de tratar a los detractores de la Escritura, gobernar a los pueblos derrotados; en resumen, el modo de realizarse en esta tierra del hombre musulmán. Formando parte de un mismo legado, prescripciones coránicas y tradiciones heredadas del Profeta, constituyen las bases desde las cuales se levanta el monumento grandioso de la moral y del derecho del islam. El Estado musulmán es aquel que pretende reproducir el Estado instaurado por Muhammad, arquetipo de la Comunidad musulmana o Umma Muhammadiya, proyectado a través de los siglos, inmutable e intemporal.

No quiero extenderme más, muchos “buenistas” de aquellos que les han hecho creer que todo el mundo es bueno, le dan la mano al islam, cuando precisamente esta religión tiene terminantemente prohibido hacer amigos entre los infieles, el mundo anhela y desea esa ansiada paz mundial, que nadie se llame a engaño, es imposible, mientras Occidente (judíos y cristianos) estamos enseñados en la tolerancia, ellos en sus países ni conocen esta palabra y solo la usan de manera hipócrita para introducirse entre nosotros, a las primeras de cambio podemos observar todo tipo de colectivos islámicos quejarse contra nuestros usos y costumbres, le es ofensivo ver las señales que nos identifican. Curioso que solamente los progres sean precisamente los únicos que defienden la aceptación al islam y la negación total, absoluta y muchas veces solapada de nuestra fe.

Yo no animo a nadie a ponerse a pelear contra ellos, sencillamente a no ceder ni un solo ápice en lo que creemos, si quieren vivir con nosotros, que se acostumbren a respetarnos y si no lo hacen, que se vuelvan a sus países donde en ninguno se vive bien.

Esta “paz” tiene sentido en los buenos deseos e intenciones de la mayoría de las personas, solo que no hay que engañarse, las cabras siempre tirarán hacia el monte, tiempo al tiempo.

Deja un comentario