Una iraní se suicida al acusarla de ir a un partido de fútbol

Sara Khabazi ha fallecido este lunes después de protagonizar un episodio funesto que refleja la opresión de las mujeres en Irán. A sus 29 años, la mujer decidió la semana pasada prenderse fuego después de salir del juzgado y de conocer que la habían condenado por intentar entrar en un estadio para ver un partido de fútbol, algo que está prohibido en el país.

Todo empezó en el estadio Azadi, donde jugaban los equipos del Estghal y el Al Ain. Sara era una seguidora de este deporte y decidió ponerse un sombrero azul y un abrigo largo para que los agentes no detectaran que era una mujer y poder entrar a disfrutar del espectáculo. No obstante, no pasó los controles de seguridad y fue detenida. Pasó una noche en la cárcel al no poder pagar su familia la fianza. A los pocos días tuvo que regresar a las dependencias policiales y escuchó que su condena podía ser de seis meses.

Al salir del juzgado decidió prenderse fuego, lo que le causó quemaduras en el 90 por ciento de su cuerpo. Fue ingresada rápidamente, pero no pudieron hacer nada los médicos para salvarla. La familia apuntó que sufría un trastorno bipolar y que las autoridades apenas habían tenido cuidado con esta circunstancia, además que habían filtrado a la prensa iraní que fue detenida por «insultar y montar un altercado en el estadio» al enfrentarse con la policía.

La asociación Open Stadiums, que pelea por abolir esta prohibición, está muy afectada por lo sucedido y denuncia además el silencio que existe en Irán con este tipo de casos. El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, ya se pronunció en contra de la federación iraní y de este tipo de medidas.

Imagen relacionada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *