«Quienes allanaron el camino y permitieron que nuestra empresa creciera fueron mujeres“

Un grupo de pioneras es el motor detrás del éxito de Gas Natural Néguev, compañía responsable de la infraestructura de distribución en la zona.

El gas natural constituye un beneficio importante para todos en Israel: las fábricas que reciben energía barata, fiable y cómoda de manejar; los empleados que obtienen un aire limpio en el lugar de trabajo; los edificios y barrios que no tienen que usar garrafas de gas y disfrutan de mucha seguridad. Al mismo tiempo, el medio ambiente se beneficia de energía verde.

En el 2009, la empresa Gas Natural Néguev obtuvo un permiso del Ministerio de Infraestructura para establecer, mantener y distribuir gas natural en la zona del Néguev. Desde entonces la empresa conectó a decenas de fábricas y comercios, instaló 400 kilómetros de tuberías, penetró en el mercado privado e incluso comenzó a conectar a toda una ciudad, Arad, a la infraestructura del gas.

El motor detrás del éxito: mujeres en acción

Casey Sagron, de 31 años, es una ingeniera mecánica que comenzó a trabajar en Gas Natural Néguev cuando aún era estudiante, hace siete años. “Al principio fui ingeniera en el Departamento de Construcción y después pasé al Departamento de Ingeniería con el cargo de ingeniera de proyecto. El puesto consistía en realizar planes desde el concepto, pasando por todo el proceso legal, la gestión de empresas de ingeniería, la obtención de permisos en las redes de gas, así como hacer lo necesario para que todo se lleve a cabo de acuerdo con el plan de ingeniería”.

Sagron cuenta que “Gas Natural Néguev conecta al gas desde las empresas más grandes del país hasta otras pequeñas como invernaderos para el cultivo de cannabis”. Respecto a los mayores desafíos del puesto, Sagron explica que “hay que encontrar una solución a todos y cada uno de los problemas que surgen en el terreno. Negociar con propietarios de terrenos y afrontar problemas de ingeniería. La tierra es un lugar dinámico desde el punto de vista de los cambios de las condiciones del terreno, y los propietarios que cambian con los años”.

“La gente no entiende realmente por qué es necesario el gas natural; se trata de una energía que acaba con el monopolio de la Compañía Eléctrica de Israel, reemplaza el diesel y el fuelóleo -una fuente de energía como todas las demás, pero más barata y más limpia. La gente no es consciente de todo ello, por lo que hay que dar muchas explicaciones y para concienciar. Cuando vamos a pasar una línea de gas en el suelo, primero nos dicen que “no”, pero después de que explico en qué consiste el gas natural se dan cuenta que es interesante. Es un trabajo que constituye un desafío, y que cambia todos los días”, explica.

En lo que respecta al papel de las mujeres en la empresa, Sagron detalla que ella tiene una libertad de acción total, y autoridad para dar instrucciones a personas que trabajan en el terreno, en su mayoría hombres. “Yo tengo la última palabra, aun cuando haya divergencias”. En lo que respecta al progreso de las mujeres en la empresa, “avanza quien tiene capacidad; aquí no es cuestión de género. Una mujer fuerte puede superar a todos”.

Lideran la introducción de gas natural a los hogares

Ortal Golberg, de 33 años, se formó como ingeniera mecánica, y dirige proyectos de Gas Natural Néguev desde hace siete años. “Empecé como ingeniera de proyecto, una tarea que consistía en preparar expedientes de ingeniería. Después progresé, y ahora soy directora de proyectos, desde la fase de la construcción, hasta el cierre de acuerdos y contratos con los clientes”, explica.

Golberg se dedicó en los dos últimos años a planificar las líneas de gas natural en los hogares: en edificios, en barrios y en ciudades enteras. “Nosotros partimos de la planificación del barrio, después creamos la infraestructura. Luego están los empresarios, que ahora tienen la posibilidad de utilizar gas sin garrafas, sin molestias innecesarias. Lo único que hay que hacer es conectar el medidor a la tubería. Esto supone un valor añadido para el empresario porque es más seguro y atractivo para sus clientes”.

Golberg dice que esto está todavía está en una fase primaria. “Ahora mismo hay dos barrios con infraestructura, en Ofakim y en Beer Sheva, que están en la fase de la construcción. Nosotros trabajamos intensamente en la comercialización del gas natural en nuestros contactos con empresarios en el ramo de la construcción de viviendas y con quienes compran las casas. El gobierno ayuda, y también el ayuntamiento. Las cosas todavía están en pañales, y esto hace que el trabajo sea emocionante y pionero”.

“Las demás zonas de Israel llevan un atraso de tres a cuatro años, ni siquiera hablan de conectar barrios al gas natural”, dice Golberg. “Para mí, estar a la cabeza de un proyecto de este tipo supone tener algo importante que contarle a mis nietos”.

En cuanto al lugar de las mujeres en la empresa, Golberg dice que “el director general le da espacio a todos, y no diferencia entre hombres y mujeres. Más bien al contrario, en la empresa hay muchas mujeres en puestos clave. Nos contrataron a nosotras porque somos detallistas, sabemos ayudar cuando hace falta y le ‘abrimos la cabeza’ a la gente. No tenemos ‘ego’, sino que trabajamos por el trabajo en sí, y no jugamos. Nosotras damos lo nuestro, decimos lo que pensamos y tenemos un peso específico cuando las cosas no se hacen como se deberían. En la empresa saben que diremos la verdad y que no adornaremos la realidad. Hay muchas mujeres en puestos muy destacados, y no es por casualidad”.

“Esta es una empresa pionera en Israel. Hacemos florecer el desierto”

Morán Azaria, de 34 años, es la directora financiera de Gas Natural Néguev, y trabaja en la empresa desde hace casi siete años. “Yo coordino toda la actividad financiera de la empresa: con los bancos, elaboro informes financieros de la empresa, el cómputo de programas de finanzas, las compras, los presupuestos y su control, los planes de trabajo y muchos más. Se trata de desafíos diarios y muy variados”.

Azaria afirma: “Siento que somos una empresa pionera en Israel. Hacemos florecer el desierto en el Néguev. Hay empresas que pasaron de dar pérdidas a tener ganancias gracias al uso de energía más verde, más barata y más respetuosa con el medio ambiente. Es un beneficio importante para la sociedad. Fuimos los primeros que conectamos a fábricas al gas natural, hace seis años”.

En lo que respecta a la posición de las mujeres en la empresa, Azaria dice que “existe una sensación absoluta de igualdad, e incluso se valora de manera especial a las mujeres. La mayoría en la oficina somos mujeres. Nos apoyan. Yo trabajo directamente con el director general, y siento el respaldo todos los días y de manera regular”.

“La empresa se apoya en el poder femenino, y yo estoy orgulloso de ello”

Moshe Spitzer, director general de Gas Natural Néguev, cuenta que “como empresa que funciona en un campo nuevo en Israel, hemos desarrollado la capacidad y el conocimiento mientras nos movíamos y avanzábamos, con gente joven, todos ellos ingenieros, y más de la mitad mujeres. Quienes allanaron el camino y permitieron que le empresa creciera fueron mujeres”.

Spitzer describe a sus empleadas como “mujeres osadas, a quienes no las mueve el ‘ego’. Todas son pioneras, todas trabajan aquí desde hace siete u ocho años, y empezaron siendo jóvenes. Todas se casaron y tuvieron hijos mientras trabajaban. Cuando vemos a leonas como Casey peleando con alcaldes y con directores de grandes empresas para conseguir permisos sentimos admiración. Ortal introduce el gas en el mercado privado y se reúne con los constructores más importantes de Israel de una manera que impresiona. Morán dirige los asuntos financieros de manera muy eficaz; evolucionó de manera asombrosa a lo largo de los años”.

Según Spitzer, “el 50% de los profesionales de la empresa son mujeres como leonas, que ganan los mismos sueldos que los hombres y no trabajan menos que ellos, sino incluso más. No hay duda de que la empresa se apoya en el poder femenino, y yo estoy orgulloso de ello”.

Fuente Ynet español

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *